The Chainsmokers y la deconstrucción de un género

La gran mayoría sabréis que The Chainsmokers es un dúo americano formado por Andrew Taggart y Alex Pall. No hay duda de que actualmente se encuentran en la cima de la electrónica o incluso más allá. Este artículo quiere opinar acerca de esta pareja con motivo de la relevancia que ha tenido en los últimos días.

El autor de este artículo admite que empezó odiando a The Chainsmokers. Todo empieza con un desinterés casi total por #Selfie, una canción que se aprovechaba de la fama de las “autofotos” y que tampoco parecía nada especial, pero que consiguió desbancar del primer puesto de Billboard a “Wake Me Up” de Avicii. Posteriormente el autor se encontró de forma tardía con el tema que revolucionaría en parte la escena y les lanzaría al estrellato. Don’t Let Me Down fue un tema que consiguió que la electrónica más pura fuera comercial al más alto nivel. Discotecas, festivales, en cualquier lugar sonaba el tema con una letra y voz más que característica y especial, pero con un estribillo musical que al menos al autor le parecía pobre y poco interesante.

Aquí comenzó su especial batalla contra los americanos. Bajo la premisa “estos que no saben nada de música les gusta esto porque es raro, como pasó con Where Are Ü Now” tuvo su cruzada personal para tachar de la lista a unos productores que mientras tanto se hacían de oro y empezaban a poner sus nombres en todo tipo de listas y récords.

Una vez The Chainsmokers irrumpió en la escena con Don’t Let Me Down, decidieron que no se irían. Al tiempo aparecía una canción que habían creado previamente, Roses y nuevas producciones que realzaban su nombre. Closer y All We Know completarían lo más destacable del EP de 2016 Collage que sería el punto de partida para unos artistas que ya eran globales. El autor seguía en sus trece pensando que era música pobre comercial sin nada especial que aportar. Echando la mirada atrás, su cambio de pensamiento ha sido más que increíble.

Está claro que el autor debería pensar dos veces antes de establecer sus ideas y creencias. Paris salía y éste se hinchaba de ira. “Es una guitarra retocada haciendo una melodía corta, ¿Qué tiene eso de especial?”. Además, un nuevo diseño artístico aparecía con la canción y anticipaba la aparición de un álbum, “Memories… Do Not Open”.

Antes de eso llegaría Something Just Like This. The Chainsmokers conseguiría con este tema el récord de reproducciones de la historia de Youtube para las primeras 24 horas de vida de un tema. Fan base, una inmensa fan base que estaba atentísima a lo que el grupo americano sacaba. Este tema terminó por sacar de quicio al autor: “Es indignante que digan que es una colaboración con Coldplay, es únicamente la voz de Chris Martin. Pero claro, Coldplay queda mucho mejor”. Pero por fin, ante el incesante éxito, el autor decidió pararse por primera vez a escuchar el tema y a considerarlo sin tener sus prejuicios presentes. De repente, ante él encontró un tema con el que se sintió identificado y un sonido que aprendió a comprender. Fue en ese momento en el que entendió que The Chainsmokers tiene su propio sonido y estilo y eso les estaba haciendo únicos para todo el mundo.

La canción llegaba a la par que Ultra Music Festival 2017 y en el evento todos los artistas demostraban su incondicional apoyo al grupo norteamericano. Un EP cargado de remixes al tema de artistas top como eran Alesso, Don Diablo o Dimitri Vegas & Like Mike salieron, interpretando cada uno a su manera el tema. Poco después saldría el álbum y el autor comenzaría a darle parte del crédito. A éste todavía le costaba entender la música de este grupo y solamente se quedaría con algunos de los temas del álbum, pero qué temas.

Young, The One, Honest, Break Up Every Night… ¿The Chainsmokers están enviando mensajes en sus canciones? El autor descubre a través de un poco de investigación que cada tema del álbum tienen una interpretación de los artistas, algunos son incluso autobiográficos y no son simples palabras conectadas para convencer al público. “Esta gente tiene personalidad” piensa. Muchas veces se nos llena la boca de críticas hacia otros géneros de música por la pobreza de sus letras pero si somos críticos y echamos la mirada hacia nosotros, tampoco nos encontramos con un terreno verdaderamente ensalzable, realmente son artistas como estos los que en parte permiten enorgullecerse de la escena mainstream (al hablar de las letras y los mensajes de las canciones).

The Chainsmokers estaba haciendo de la música electrónica algo comercial y casi de cultura pop. Como ya habían hecho atrás artistas como Avicii, Major Lazer o especialmente reseñable Zedd, consiguieron hacer que su propio sonido se hiciera comercial y cambiara parte de las directrices del género. Andrew y Alex demostraron que la música electrónica no es un nicho sino que por el contrario, llena todos los espacios vacíos de la música.

2018 llega y con ello un nuevo proyecto. Sick Boy nace y todos los medios remarcan la dirección de The Chainsmokers hacia el pop. Los artistas comentan que quieren hacer un cambio de perspectiva, tomar una nueva dirección. Andrew Taggart comienza a cantar en la gran mayoría de temas, alejándose de esta manera del concepto común de la electrónica del compositor que crea y acercándose a la idea que ha estado con la música durante décadas del artista/estrella que crea y reproduce.

Si uno se queda en este plano, uno puede creer que esta nueva dirección está relacionada con la idea que tienen de si mismos, pero si echamos un vistazo a sus nuevos temas vemos otro gran progreso (más que cambio). You Owe Me sale sin apenas repercusión en la escena pero con una letra más que llamativa. “You don’t know me, don’t you think that I get lonely? […] Check my pulse and if I’m dead you owe me” ( No me conoces, ¿no crees que me siento solo? [..] Comprueba mi pulso y si estoy muerto estás en deuda conmigo).

El autor se percata y quiere volver a echar un vistazo a Sick Boy. “They say that I’m the sick boy, easy to say when you don’t take the risk boy” (Dicen que yo soy el enfermo, fácil de decir cuando no tomas el riesgo). La fuerza de estas letras resulta abrumadora para el oyente. Pocas personas se percatarán de estos mensajes pero los americanos, están haciendo una declaración muy seria con sus canciones. En definitiva, cuando estudias las letras, descubres la pureza de algo creado en base a unas experiencias vitales. The One nació de la boda de un amigo cercano a la que los artistas no pudieron asistir. Honest nace de las palabras que Andrew intentaba transmitir a su novia una noche de gira sabiendo lo que ésta quería escuchar.

“I post a picture of myself ’cause I’m lonely, everyone knows what I look like, not even one of them knows me” (Subo una foto mía porque estoy solo, todo el mundo sabe lo que parezco, ni uno me conoce). Everybody Hates Me es agresiva, es la confirmación de que las nuevas obras son un insulto a la sociedad y una lucha desgarrada por el ensalzamiento personal. Estas pertenecen al nuevo álbum de los artistas que están investigando nuevas formas de marketing a través del “lanzamiento en cascada” de las obras.

Durante este 2018 tendremos un tema nuevo de los artistas cada mes que irán completando un EP que terminará por convertirse en el álbum completo en Diciembre, investigando de esta manera las nuevas formas de consumir música, generalmente más centradas en los sencillos y muy alejadas de los álbumes. Estas afirmaciones vienen a colación de la presentación de una serie documental del grupo en la que se presentan sus andanzas por la escena y la creación de sus shows de los que el autor se siente obligado a hablar.

Los americanos fueron confirmados para cerrar el segundo día del Ultra Music Festival 2018 y el autor sentía cierto escepticismo con esta decisión. En realidad éste, como casi todos, tenía cierto escepticismo en general con esta edición del festival pero le dio un voto de confianza. 5 de la madrugada hora española, Andrew aparece al otro lado del escenario con una bengala. “Qué original, no es que sea gran cosa pero ya es algo distinto al resto”. En ese momento comenzaría lo que el autor considera una hora de regalo para los ojos y los oídos. Como dirían al día siguiente por su cuenta de Twitter, esta es sin duda una buena definición de lo que vimos: 

Sorprendiendo a una gran cantidad de público, poco conocedora del estilo de los americanos en festivales y shows, demostró la polivalencia del grupo y su capacidad para hacer lo que les venga en gana. The Chainsmokers puso a prueba a Ultra con Matt McGuire poniendo un acompañamiento épico en la batería en directo a la música, con Alex tocando las teclas y con Andrew cantando las canciones más conocidas. Estábamos delante de una actuación con muchas más aspiraciones. Detrás de ella hay un proceso creativo mucho más cercano a bandas como Muse, U2 o Green Day que crean sus macroconciertos y más alejado de los DJ Set del resto de artistas.

(El autor recomienda encarecidamente ver el set, que podéis ver clickando aquí)

The Chainsmokers demostró que hay otra forma de hacer las cosas. Al día siguiente tendríamos una actuación que fue la auténtica antítesis, Swedish House Mafia. Mientras unos optaban por una cámara fija para “obligarnos” a disfrutar de la música, los otros no paraban de emplear efectos especiales, cambios, saltos e interpretaciones únicas. Está claro que cada uno tendrá sus creencias personales pero el autor cree firmemente que los shows como el realizado por The Chainsmokers hace un poco más de una semana o Jack Ü en 2015 son los que realmente sacan el máximo potencial de la capacidad de este tipo de festivales. 

The Chainsmokers ha conseguido desde su nacimiento en 2012 un crecimiento exponencial increíble y demostrar, como ya hicieron otros atrás, que las barreras están para romperse. The Chainsmokers se está reinventando cada día que pasa y haciendo que el género y el público en general se reinvente con ellos. El nuevo proyecto es más que ambicioso y las primeras canciones lanzadas no han tenido el éxito por ahora de los proyectos anteriores. Quizás estemos ante algo que choque demasiado con sus oyentes, pero el tono reivindicativo y crítico de estos últimos temas hace que el autor que un día no podía aguantarles, hoy les ponga por todo lo alto y vislumbre para ellos un lugar en lo más alto del género junto a artistas como Diplo, Skrillex o Deadmau5. Al menos, así será para él. Por ahora solo queda decir:

“The show must go on”

@afrancesadoATM

Autor entrada: Miguel Vico

Apasionado de la música y cualquier arte en general que disfruta expresando su opinión sobre ellas. Viviendo parcialmente en dos países. Si todo lo que vemos es espectacular, el día que llegue algo realmente grandioso no sabremos apreciarlo.