Marenostrum Xperience deja huella en Valencia

Es constante objeto de crítica el respeto que se tiene en este país hacia la música electrónica: no debemos irnos muy lejos para encontrar un ejemplo obvio, como es la actividad de KSHMR en twitter debido a las críticas por su confimación para Arenal Sound. Pero tal vez aún quede un halo de luz para la cultura electrónica en este país, como bien demostraron tanto los promotores, como los artistas, como también el público en un fin de semana totalmente diferente al que se pueda vivir en otro festival de la península. Marenostrum Experience supo apostar con éxito por artistas internacionales, algunos de reputación moderada, consiguiendo una respuesta y aceptación sin precedentes por parte del público, que posicionan a Valencia como una de las ciudades con mayor nivel de “cultura electrónica”. La prueba d quee esta afirmación la fuimos encontrando a lo largo del evento.

 

Día 1

Por razones del viaje acabamos llegando al recinto, ubicado en Marina Sur, cerca de las ocho de la tarde. Esto mediante unos accesos que dejaban mucho que desear, pues el paseo desde el fin de la zona accesible a automóviles era considerablemente largo, más aún para la prensa que tuvo que cargar con equipo de vídeo y fotografía, a la que tampoco se nos permitió acceder de otra manera que no fuera a pie. A esto se sumó la dificultad de intentar acceder al foso, para facilitar el trabajo del fotógrafo, si bien horas más tarde, y tras una comunicación un tanto fría con el jefe de prensa, pudimos acceder y realizar todo el trabajo que requerían los platos fuertes de la noche.

 

Ya desde la plataforma elevada facilitada para la prensa, disfrutamos del set de Chocolate Puma (al que habían precedido artistas de la talla de Augusto, Ale Mora, Brian Van Andel y Apster), un punto de inflexión en la jornada ya que supuso una gran afluencia de público, allanando el camino para lo que vendría a continuación: ya dentro del backstage, pudimos disfrutar del excelente set de 3lau, derrochando buen progressive como nos tiene acostumbrados el americano. Es de destacar que este artista no se conformó con el excelente rig puesto a disposición por parte de la organización, formado por 4 CDJS-2000NXS y una DJM-900, si no que aportó originalidad a su set mediante el empleo de un Mac mediante el cual lanzaba loops de sonido con el archiconocido software Ableton Live.  A continuación llegaba el que podríamos considerar el headliner de la noche, el titán del Future House, Oliver Heldens hacía acto de presencia (tras un pequeño lapso, pues su contrato con Denon DJ suponía cambiar todo el equipo exclusivamente para su set) y con sus producciones, mashups y más tracks fulminó al público valenciano, cumpliendo todas las expectativas. Pero no solo de música mainstream iba la noche, y no dudamos en acercarnos al escenario Techno para disfrutar de las actuaciones de gente de la talla de Paco Osuna y Cuartero. Volviendo al Mainstage, Third Party se encontraba con un público encandilado por las actuaciones que les habían precedido, pero supieron demostrar, como ya es costumbre, que estaban a la altura del cartel del fest, y a base tanto de tracks míticos como de producciones propias supieron poner el broche de oro al “round 1” del evento.

 

Día 2

Feysh, Vicente Ferrer B2B Víctor Pérez y Vinai (a una hora que a nuestro parecer no le hacían justicia) eran los primeros artistas de una tarde/noche que quedaría para el recuerdo. A pesar de la comodidad y (casi) plena libertad para realizar nuestro trabajo esta segunda tarde, sufrimos ciertos contratiempos a los cuáles no supimos encontar explicación. Tras haber realizado nuestro trabajo la primera noche en la zona del foso y también en el escenario sin problemas, llegábamos dispuestos a repetir el satisfactorio trabajo, para toparnos con que, sin previo aviso, los asistentes acreditados como prensa habíamos sido vetados. Pudimos acceder cuando quedaba poco tiempo para la entrevista con Zonderling, previo acuerdo de que conforme fuéramos realizando nuestro trabajo seríamos obligados a abandonar la zona cercana al escenario, conformando un flujo de trabajo especialmente incómodo y pesado. Sin embargo, tras realizar la entrevista con Zonderling, y a partir de entonces, la dirección de prensa no tomó ninguna medida que redujese nuestra libertad, algo que desde esta web hemos de agradecer profundamente, al igual que no nos explicamos lo que ocurrió en un principio.

Continuando con las actuaciones, pudimos disfrutar de un enérgico Zonderling, que con su set centrado en Future House, y con una gran variedad de repertorio musical, empezaba a caldear la tarde, y el buen Future House continuaría en un festival tan culto como es Marenostrum, de la mano del australiano Throttle, quien ha tenido la suerte de trabajar con artistas de la talla de Heldens, el cuál era uno de los primeros artistas en ir llenando el recinto. y al que también tuvimos la oportunidad de entrevistar.  Pero el Future no había terminado, aún faltaba la última batalla del género, nada más y nada menos que de la mano de Don Diablo. Poco que decir, aparte de que se trató de una de las actuaciones más destacadas del evento, que generó una espectación total, y que probablemente más fans reunió para su set. Pero aún quedaba mucho nivel esa noche, y Marlon de Bassjackers no se quedó atrás, en un set que desprendió energía a raudales, algo que como bien nos declaró en su entrevista, es algo que caracteriza al dúo, ya sea en la mezcla con Marlon, o en el estudio con Ralph. Y después de esto no llegaba otro que el reciente “resurgido” en el mundo del Hardstyle. El mismo Headhunterz despejó en pocos minutos las dudas sobre su llegada, a base de pura fuerza y energía a raudales, dejando bien claro por qué disfuta de una gran reputación en la escena. Quintino fue el encargado de poner punto y final a un festival único en nuestro país, y no tuvo ningún problema en demostrar por enésima vez que se trata de un artista de renombre mundial, haciendo sonar en su set canciones de la talla de Baldadig.  Para terminar, sería casi un delito no mencionar algunos de los sets que tuvieron lugar en el Techno Stage durante el domingo: Monika Kruse B2B Uner, Paul Ritch o Umek fueron algunos de los titanes del escenario.

 

Y en esto podemos resumir lo que transcurrió durante el último fin de semana, un festival que a pesar de no tener una afluencia desmesurada, sabe que apostar por la cultura es un gran acierto, prueba de ello son las ediciones que lleva a sus espaldas, todas ellas con un cartel equilibrado y del más alto nivel. Una experiencia única que pudimos disfrutar gracias a la “familia” que conforman tanto la organización como los artistas de Marenostrum Experience, y desde Mainstage Magazine queremos mostrar nuestro eterno agradecimiento por permitirnos formar parte de ella.

Quisiera recomendar, para finalizar, que se le de la oportunidad a este festival, pues tal vez, como hemos podido comprobar, debería primar la buena atmósfera musical, y todo lo que ello engloba, antes que la simple afluencia masiva de público.

 

Imágenes: @mikijouft

Autor entrada: Raul Pujante