Headhunterz brilla en Alemania

Probablemente si alguien te habla de Willem Rebergen no tengas gran idea de a quien se está refiriendo, pero de lo que estamos seguros es que ninguno de vosotros no podréis no responder al oír su alias. Headhunterz nació en Veenendaal, en los Países Bajos hace 32 años en un magnífico día de septiembre del que tenemos dar gracias por traer al mundo a un maestro de la electrónica, porque eso es lo que es este artista. Todo un maestro de la electrónica que en tan solo unos pocos años se ha conseguido hacer un hueco como uno de los mejores artistas del hardstyle y el EDM y sobre todo, hacerse un hueco muy importante en nuestros corazones.

Era la quinta vez que le veía (se dice pronto) y de todas las veces que le he visto he sacado una cosa en claro, la suerte que tenía de ver a un artista tan polivalente y especial como el que tenía delante. Le vi por primera vez hace tres años y medio en el festival madrileño de 4every1, por aquel entonces, él se había introducido en el EDM hacía poco tiempo después de haber conseguido una grandísima fama en el mundo del hardstyle, pero sin embargo, esta fama lógicamente no se tradujo en un éxito instantáneo, por lo que actuó a una hora bastante complicada pero en la que no faltó público y que dejó una sonrisa en la boca de los que pudieron disfrutar del amanecer a su lado.

Pero no hizo esperar a la gente e hizo un año absolutamente magnífico produciendo una serie de temas que nos hicieron bailar a todos y que le colocaron como un indispensable de la escena mainstream. De esa manera, dejó su gran huella y todos los festivales quisieron apostar definitivamente por él, pudiendo al año siguiente verle en A Summer Story y Dreambeach Festival, donde nos ofreció un auténtico espectáculo musical sin igual.

Sin embargo, la naturaleza de uno siempre permanece y no podía ser menos en el caso de Willem. Estaba claro que su lugar era el hardstyle y ahí decidió regresar a finales de este año, no sin darnos a sus fans unas últimas y magníficas actuaciones de EDM, pudiendo verle de nuevo en A Summer Story (donde no faltaron las grandes influencias del hardstyle que ya avisaban del regreso de la leyenda a su terreno) en la que demostró su capacidad para ofrecer cada vez algo totalmente distinto e innovador que dejó al público madrileño sin excusas para no quererle.

Ahora Willem se encuentra de lleno en el hardstyle desde octubre y no podía dejar pasar la idea de verle de nuevo en un ámbito totalmente nuevo para mí como era una discoteca alemana en Múnich (Neuraum) y lo que prometía ser un set de pura magia y fuerza. Así lo fue, Headhunterz no dejó a nadie indiferente en la sala, que con la ayuda del MC Villain nos ofrecieron un espectáculo magnífico lleno de sorpresas, entre las que se incluyó algún que otro ID y bises que nos dejaron muy buen sabor de boca. Nadie en la sala quería que esa sesión se acabara, ni el mismo Willem quería y es en estas cosas donde podemos ver la devoción de un artista y lo que lo hace tan grande.

Por otro lado, el entregado público alemán y una sala magnífica para la ocasión hicieron de la velada una noche imborrable, como lo fueron las otras cuatro ocasiones y como volverán a ser las próximas veces que podamos disfrutar de él, porque de Headhunterz es imposible cansarse y esperamos que él nunca se canse del cariño que le damos.

 @AfrancesadoATM 

Autor entrada: Joseluka

20. Sin la música, la vida sería un error.