Crónica Medusa SunBeach 2017 parte 2

  • El festival asentado en Cullera aumenta la calidad en materia de sonido, muestra una extensa variedad de estilos a lo largo de sus “reinos” con un imponente gorila de arte fallero como centro de la función, sin embargo no todo es tan luminoso en el festival. Y en ello nos centraremos.

Dejando al margen las palabras de mi compañero Tomás en la primera parte de esta crónica (la podéis encontrar aquí), mi artículo versará de las desavenencias que tuvimos en el festival.

Debo empezar rompiendo una lanza por este medio, no somos muy grandes pero sabemos que tenemos fuerza y ganas, que estamos haciendo lo posible por tener nuestro hueco en la información de la música electrónica. Empiezo de esta forma porque el jefe de prensa, Ibai Cereijo, nos vilipendió por ello ya desde los días anteriores al festival, denigrándonos y no creyéndose la cantidad de entrevistas que teníamos apalabradas con agentes de artistas. Pero aún así fuimos al festival a hacer nuestro trabajo.

Durante el primer día no hubo problemas, y agradezco desde aquí su comprensión a la gente de seguridad del escenario Tent, el día pudo transcurrir bien, disfrutando de los sets de los DJs que traía Axtone y entrevistando esa noche a Tom Staar y conociendo a grandes tipos como ShapovNew_ID.

En el segundo día fuimos avisados por el jefe de prensa que no haríamos tantas entrevistas, sencillamente porque nos ninguneaba, poniéndonos por debajo de otros medios. Ese día ya estaba habilitada una zona de prensa (debido a que el primer día no estaba preparada todavía) pero sin ciertas cosas que se nos prometieron como era un WIFI, de forma que ello dificultaba nuestra tarea a la hora de subir vídeos a plataformas como Twitter.

El tercero pude entrevistar a artistas como Sandro Silva Dannic pero en reiteradas ocasiones continuó el ninguneo, el bloqueo al backstage y los insultos.

Medusa SunBeach es un festival que pretende erigirse como una suerte de Tomorrowland en el margen del río Júcar, pero en ocasiones hay que tirar para abajo, e indudablemente otros festivales españoles se acercan más a la organización del gigante belga, por lo que al evento al que acuden miles de meduseros todavía le queda mucho por aprender.

Nuestra experiencia no ha sido la única y son muchos medios amigos quienes también han sufrido las impertinencias de esta persona cuya manejabilidad en la prensa de un festival deja mucho que desear.

Quiero terminar esta crónica con algo bueno: Este festival merece la pena. La merece por la gente trabajadora que hay en él (Arturo, Gabriela, Javi, la gente de seguridad, todos los que me olvido,…) y es esa gente la que hace posible un festival que congrega a tantas personas. Pensad en esa gente cuando disfrutéis de él. Agradecédselo a ellos.

Por último decir que he conocido a gente maravillosa en el festival, desde los compañeros de LoudCave, de EDMRedNanev MusicBeat4LifeElectric LineSalva La Veu del Poble,.. compañeros que, todos ellos, se han convertido en amigos y con los que tenemos la esperanza de un Medusa 2018 sin problemas para ejercer nuestro trabajo. A todos ellos, gracias.

Autor entrada: Christian Nieto