Porter Robinson nos sorprende gratamente bajo su alias ‘Virtual Self’

Los seguidores de Porter Robinson están de enhorabuena. Tras lo que para nosotros ha sido un interminable periodo de espera, el estadounidense da luz a un nuevo EP bajo su alias ‘Virtual Self’. 

Después del lanzamiento de dos nuevas canciones hace un tiempo (Ghost Voices y EON BREAK), el joven productor deja por concluido este Virtual Self EP con tres nuevas pistas las cuales no dejan indiferente a nadie. Cinco temas en total con los que este, nos deja claro una vez más, su gran talento y creatividad a la hora de producir nuevas canciones.

En primer lugar nos encontramos con ‘Particle Arts. Canción en la que sale a relucir la parte más melódica del autor. Sonidos tranquilos de piano acompañados de grandes cambios más broncos y fuertes. Sus sonidos nos recuerdan bastante a EON BREAK.

En el siguiente track nos encontramos Ghost Voices, con una melodía house bastante dulce y unos bajos muy potentes. Algunos de sus sonidos nos recuerdan bastante al trance.

En tercer lugar aparece ‘Key’ con sonidos que si podemos asemejar más a Porter Robinson, melódica y alegre con sorpresa incluida al final; un drop bastante más intenso y “duro” aunque manteniendo la misma estructura.

Cuando decimos que este EP está lleno de variedad musical, lo hacemos en parte por canciones como ‘a.i.ngel (Become God)’. Vibraciones más oscuras en gran parte del tema y sonidos más fuertes. Al menos en la primera parte de la canción, ya que esta va experimentando un cambio a sonidos más dulces y relajados. El propio autor clasifica esta canción como ‘neotrance’.

En ultimo lugar nos encontramos el primer track que lanzó como Virtual Self, EON BREAK. Esta nos recuerda bastante a ‘Particle Arts‘ por sus sonidos similares. En la primera parte de la canción podemos escuchar ondas parecidas a las del ‘Drum and bass’ que poco a poco van evolucionando hasta llegar a tener similitud con una melodía más cercana al hardstyle.

 

Autor entrada: Enmanuel Delgado

“Lo importante es que la música suene más alta que los problemas”