Human, la obra maestra de Steve Angello

Hace poco más de dos días salía lo que todos los amantes del progressive house estaban esperando, el ansiado nuevo álbum de Steve Angello. Human, tributo a la esencia misma del ser humano, donde detalla con exactitud la filosofía, vida y obra del artista en 21 temas a cada cual más peculiar y distinto a la actual música electrónica.

Steve Angello, siempre ha sido el artista que se desmarca de cualquier tendencia y sonido contemporáneo, siempre ha dicho que no necesita seguir modas, no necesita hacer un sonido en especial y encasillarse en el para mantener contento a X persona o grupo, es de los pocos que dan rienda suelta a su imaginación y a su arte para crear música, y prueba de ello es HUMAN. Un producto que podría encasillarse en una delicia musical para quién sepa apreciarlo.

Todo empieza con algo, un punto de inflexión, un momento en la vida quizá, una canción en un set, en ese punto encontramos “Rejoice”, donde Steve decide colaborar ni más ni menos con T.D. Jakes, pastor estadounidense que da vocal a toda la canción, dándonos un sermón de vida, abriéndonos los ojos a enseñarnos a vivir la vida desde otras perspectivas, haciéndonos recapacitar sobre el paso de los años y las malas costumbres que seguimos manteniendo. Con un drop potente, digno de Steve Angello. Después de estos cortos pero intensos 7 minutos de canción, encontramos la dulce voz de Paul Meany, abriendo paso a “Breaking Kind”, donde en ningún momento el vocalista abandona la canción y la acompaña incluso en un drop, intenso pero que se queda un pelín agazapado tras la voz. Dos canciones sensacionales para empezar el álbum, dos canciones que fueron las primeras en presentar Steve en su primer EPGenesis“.

Siguiendo a estas, se encuentra “Flashings Lights”, que para mí es de las mejores del álbum, acompañado con Highly Sedated, habituales en su sello Size, rompe la canción con una vocal característica, “C’mon“, para darle una velocidad al drop que no podíamos encontrar en la vocal, haciendo que esta canción a parte de ser sentimental, no te haga estarte quieto.

“Glory” es la siguiente, donde encontramos la parte más religiosa de Steve, donde muestra los sonidos más propios de los coros, con un muy progresivo drop, que engancha perfectamente al coro, muy lenta, pero con mucho sentimiento, seguidamente nos encontramos “Grace”, el polo opuesto de Glory, donde ha querido explotar más fuerte la canción, más rápida, sin vocales, donde encontramos un drop rápido, con fuertes subidas de tonos, más propio del estilo Steve. Cerrando estos tres primeros temas “nuevos” del álbum, nos encontramos “Are You” en colaboración con WDL, tema totalmente distinto a los dos anteriores, donde saca su lado más alegre, con una vocal femenina que le da un ritmo perfecto al tema.

A continuación, entramos en la parte más oscura del álbum, la parte donde muestra el auténtico infierno de Steve Angello, seguramente expresando todas esas etapas más oscuras de su vida, con sonidos mucho más duros y oscuros, sin vocales, jugando perfectamente con las subidas y las bajadas de los temas, así nacen “Lord”, “Wanna”, “Fire” y “The Kiss”, dando con “21:” una clave distinta a su música, algo que a día de hoy seguimos bien sin entender qué quería trasmitir con esta canción, pareciendo la introducción a estos temas, con el sonido de los platos de un tambor, dando la bienvenida a lo oscuro.

Como último paso de Steve, nos quiere mostrar lo mejor, la ascendencia al paraíso, como bien se titulaba su último EP, “Heroes” muestra un sonido propio de hace años, tema con fuerza, alegre, que aunque siga sin vocal, es de los que no te hace estar quieto, dándole la bienvenida a esta nueva andadura, encontramos “God”, donde después de haber pasado el infierno, vemos que siempre hay destellos de luz que nos guían por el camino de la felicidad, y aquí es donde precisamente Steve muestra su fuerte creencia religiosa, habiendo confirmado el mismo su habitual asistencia a la Iglesia, donde habrá sido sin duda una fuente de inspiración muy potente para este álbum.

“Shifter”, quizá la canción con más potencia de este nuevo álbum, con sonidos más rotos y repetitivos durante los cortos 6 minutos de canción, que por cierto, con un drop muy parecido (en mi opinión) a los sonidos que nos tiene acostumbrados Deadmau5. Llegamos donde Steve quería que llegáramos, después de un duro y largo camino, llegamos al paraíso, a la felicidad. Y aquí encontramos “Paradiso”, sonidos más alegres y propios del progressive más “actual”, siguiéndolo tenemos otra colaboración, esta vez es Barns Courtney que pone su voz para “Dopamine”, donde encontramos un coro dentro del drop, haciendo la canción más potente si podía serla. Con “Break Me Down” nos da la esperanza, con un potente drop que nos hace levantarnos dando potencia con una vocal acorde a lo que el tema precisaba. Para dar la bienvenida a la última canción, encontramos “Eros”, que para los griegos era el dios del amor, quizá es el punto donde se ha encontrado Steve al realizar estas últimas canciones, ya que encontramos un tema muy sentimental.

Para finalizar, encontramos “Nothing Scares Me Anymore”, junto a Sam Martin, que hemos de decir que esta canción en un principio iba a ser Feels Like Heaven, donde el propio Steve ha admitido que solo estaba probando las vocales para el tema, y que afortunadamente la veremos próximamente. Canción que demuestra que Steve Angello ya no tiene miedo a nada, nada le asusta ya, y es que es un artista que se ha salido totalmente del guión, para triunfar más si puede.

¿Donde está el techo de Steve Angello? Es algo que no tenemos ni idea, ni queremos tenerla, no queremos que termine nunca de superarse, con Wild Youth puso el listón muy alto, demasiado creíamos, y no estábamos del todo convencidos de como sería Human, pero como ya hemos visto, tras un año de producción, lo ha superado con creces, esto es música de verdad. Donde podemos escuchar 21 canciones como si solamente estuviera sonando una, haciendo perfecta sincronía entre una y otra, mostrando una historia, haciéndonos pensar sobre nuestra propia vida. En pocas palabras, esto es una obra maestra.

Gracias Steve.

Autor entrada: Joseluka

20. Sin la música, la vida sería un error.